201511.12
0
0

Ley de Transparencia y Administración Pública – MCA Consultores

La Ley 19/2013, de 9 de diciembre, de Transparencia, Acceso a la Información Pública y Buen Gobierno, o como es más conocida, la Ley de Transparencia, es una reciente normativa cuyo objetivo es, según define el propio Portal de la Transparencia del Gobierno de España, “ampliar y reforzar la transparencia de la actividad pública, regular y garantizar el derecho de acceso a la información relativa a aquella actividad y establecer las obligaciones de buen gobierno que deben cumplir los responsables públicos”

 

La Ley de Transparencia se trata, en definitiva, de una herramienta con la cual la actividad de las Administraciones Públicas puede ser conocida y monitorizada por el conjunto de la sociedad, acercando de esta manera el sector público al gran público y evitándose presuntas actuaciones no conformes a Derecho por parte de las instituciones que se encuentran bajo el ámbito de aplicación de la Ley de Transparencia.

Según el ya citado Portal de Transparencia, con respecto a la aplicación de la Ley de Transparencia “La Ley se aplica a todas las Administraciones públicas y a todo el sector público estatal, así como a otras instituciones, como son la Casa de Su Majestad el Rey, el Consejo General del Poder Judicial, el Tribunal Constitucional, el Congreso de los Diputados, el Senado, el Banco de España, el Defensor del Pueblo, el Tribunal de Cuentas, el Consejo Económico y Social y las instituciones autonómicas análogas, en relación con las actividades sujetas a Derecho Administrativo”,

Sin embargo, no solo las Administraciones Públicas o los organismos citados en esa relación son objeto pasivo de la Ley de Transparencia, también lo son aquellas empresas privadas que perciban subvenciones de al menos 100.000 euros durante un año, o que el 40% de sus ingresos tengan carácter de ayuda o subvención pública también lo están, por no olvidar a los partidos políticos, los sindicatos, las organizaciones empresariales y los colegios profesionales.Es decir, la Ley de Transparencia se aplica a casi todo el entorno de administración pública, e incluso a determinadas empresas privadas, en función de la cuota del capital social de la misma, teniendo una repercusión bastante importante dentro del ecosistema económico nacional.

Así pues, como podemos ver, la Ley de Transparencia es una norma con un amplio ámbito de aplicación y de una gran importancia en las actuales circunstancias que atraviesa el país y que en próximas fechas entrará en vigor a efectos prácticos.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *